Evolución de los frascos de perfume hasta la actualidad

Evolución de los frascos de perfume a través de la historia

La evolución de los frascos de perfume hasta la actualidad ha sido un proceso tanto estético como práctico. En el pasado, el perfume podría estar en un alabastro que se debía partir para liberar los exquisitos aromas que contenía. O puede que estuviese almacenado en un pomander para apenas percibirlo en la propia nariz. Incluso, hubo época en que los ungüentos perfumados se colocaban en ánforas lujosas para ungir a reyes y héroes.

Pero en el tiempo, los frascos de perfumería han cambiado con el fin de poder ser almacenados por suficiente tiempo al evitar su contacto directo con el aire y así retrasar su proceso de oxidación.

En la actualidad, la mayoría de los frascos de perfume tienen un cabezal con spray y son envasados a presión. Es la mejor forma de preservarlos, así como de usarlos racionalmente, pues hay quienes nos bañaríamos en perfume si nos dejaran hacerlo.

Descubre cómo eran esos frascos que contuvieron las más exquisitas fragancias a través del tiempo y cuáles son los más bonitos que encuentras en nuestra tienda.

Los envases para fragancias con el paso del tiempo

El perfume como un lujo

En esta época es impensable vivir sin aromas ricos a nuestro alrededor. Puede que algunos perfumes sean costosos y muy lujosos, pero constantemente usamos cosméticos y productos de limpieza que aromatizan nuestro entorno.

El buen olor nos brinda las sensaciones de bienestar, limpieza y salud. Por eso, en épocas pasadas cuando no eran comunes este tipo de productos, ser dueño de un perfume traducía de inmediato riqueza y poder.

Así que el material empleado para guardarlo ha sido generalmente vidrio o piedras traslúcidas. De la misma manera, se le agregaban piedritas y cordeles en tonos brillantes.

Este tipo de decoración exquisita en los frascos de perfume perdura hasta la actualidad. Es una forma de adelantarnos estéticamente la exquisitez de la fragancia que contiene en su interior.

Los perfumes como objetos de lujo

Materiales con los que se hacían los frascos de perfumes en la antigüedad

Aunque en numerosos escritos antiguos existen alusiones al uso del perfume, es poca la literatura que pueda ilustrarnos respecto a cómo eran los frascos en los cuales eran almacenados.

En un pasaje bíblico se nos comenta que a Jesús una vez le ungieron los pies con perfume. Y se resalta el hecho de lo costoso que era: “Estando él en Betania, en casa de Simón el leproso, recostado a la mesa, vino una mujer que traía un frasco de alabastro con perfume puro de nardo, de mucho precio; quebró el frasco y lo derramó sobre su cabeza.» Mc 14, 3. También nos dice el evangelista que la mujer tuvo que romper el envase para extraer de él su fragancia. Así que, ¿de qué material estaba hecho este envase?

El alabastro es una especie de piedra, cuyos componentes son el yeso, el aljez o el sulfato de calcio. Esta piedra era tallada a modo de vasija, pero lisa, carente de asas. El alabastro es fácil de tallar por su blandura, lo que permitía esculpirlo de manera artística. Además, su color traslúcido le otorgaba un añadido estético llamativo, simbolizando un cierto nivel de poder adquisitivo.

Con el alabastro se elaboraban diferentes tipos de envases; el más primitivo es conocido como alabastrón. Este estilo de vasija se ha encontrado en excavaciones arqueológicas alrededor del Mediterráneo. Era un tipo de recipiente creado para guardar ungüentos y líquidos perfumados. En Egipto y Grecia su aparición data del periodo ubicado entre los siglos 1000 y 600 a.C.

El alabastro como material para hacer envases

Los frascos de perfume en Egipto y Grecia

Tanto en Grecia como en Egipto se dedicaron a hacer diversos tipos de envases, cada uno con sus propias características.

En Egipto, los alabastrones carecían de asas. En cambio contaban con un aro por el cual se le pasaba una cuerda. De esta manera se facilitaba su uso. Generalmente su forma era redondeada en la base, con un cuello más o menos largo que culmina con forma similar a una palmera. La abertura tiene forma de embudo. Solían ser decorados con piedritas alrededor como círculos o zigzag.

En Grecia también se elaboraban alabastrones y ungüentarios para guardar los perfumes. El frasco más exquisito sería el exaliptro, fabricado en metales preciosos como la plata y el oro. A este tipo de recipiente también se le conoce como kothon y como lécito.

Asimismo, los griegos usaron la cerámica para hacer recipientes de ungüentos y elixires aromáticos. Entre ellos están los pixis o píxides, que tenían una forma cilíndrica y una tapa con pomo. Carecían de asas. Estas cajas también se usaban para guardar joyas. Casi siempre se decoraban con pinturas de escenas femeninas.

Finalmente, se sabe que el aríbalo también se usaba para guardar cremas y cosméticos aromatizados. Aparentemente era parte del ajuar de los deportistas, ya que se utilizaba su contenido para el cuidado corporal. Los más populares medían entre 6 y 10 centímetros, y se agarraban a la cintura con un cordel pasado por su asa vertical.

Otros envases de la antigüedad para ungüentos perfumados

De la cerámica al vidrio en los frascos de perfume

La civilización etrusca también usaba la cerámica para hacer frascos donde almacenar cremas y líquidos perfumados. Particularmente usaban la cerámica bucchero, caracterizada por ser muy fina y de color negro reluciente. Estos frascos eran delicados por la delgadez de sus paredes.

Los frascos brillantes como los elaborados en cerámica bucchero, así como las pastas traslúcidas, continuaron siendo los favoritos para guardar los perfumes. Y a través del tiempo se hizo norma adquirir frascos lujosos y bellos para depositar el exquisito perfume.

Fueron los venecianos los pioneros en utilizar frascos de vidrio soplado para almacenar las fragancias exquisitamente creadas por los expertos en perfumes. Así fue como mejoraron su técnica empleando métodos orientales de soplado de vidrio.

Asimismo, un buen número de vidrieros venecianos emigraron hacia Bohemia y Alemania, donde se especializaron en el uso del cuarzo tallado para hacer envases de perfumería.

Los perfumistas se especializaron en fragancias aún más embriagadoras a partir del s.XVI, cuando era casi imperativo usar perfumes. En este contexto, la higiene no era la mejor, así que burgueses y nobles recurrían a los cosméticos para mejorar su atmósfera personal.

Este marcó definitivamente lo que sería el diseño y fabricación de botellas de vidrio con cristales cortados manualmente. El objetivo era lograr joyas artesanales para complacer los más exquisitos gustos de sus clientes. Además, se les incrustaban adornos elaborados con metales y piedras preciosas.

La belleza de los frascos para perfumes era tal que en esa época entre los siglos XVI y XIX se exhibían en los salones para que pudiesen ser contemplados por amistades y vecinos.

Cerámicas y cristales empleados por los vidrieros

Los más emblemáticos frascos de perfumería de lujo

Entre los siglos XIX y XX el arte de la elaboración de frascos finos de perfume continuó sorprendiendo a sus consumidores con verdaderas obras de arte y joyería.

A estos hay que añadirle el toque distintivo de las bombas atomizadoras empleadas para rociarse el perfume. Este es un paso importante en la preservación del cosmético, pues retarda el proceso de oxidación al mantenerlo alejado del contacto con el oxígeno.

Entre los frascos de perfume más interesantes de esa época nos conseguimos con:

Los perfumes de la casa Guerlain. Estos perfumes se vendían en lujosos envases creados por firmas exclusivas. Algunas de ellas como Pochet, Saint-Goban y Baccarat produjeron auténticas joyas de cristal esculpido para la distinguida casa de perfumería.

Otra casa de perfumería importante reconocida por sus bellísimos frascos fue la de Francois Coty. Sus frascos eran elaborados en cristal por la casa de René Lalique, joyero y vidriero de origen francés.

Otra tendencia de inicios del siglo XX fue el uso de perfumes sólidos que venían en preciosas y suntuosas cajitas. Molinard los lanzó al mercado en sus famosas Concretas. Estas eran unas cajitas hechas en baquelita, de colores llamativos y pintadas a mano. Mientras que Esteé Lauder se esforzó por hacer piezas aún más lujosas de intrincados diseños para depositar sus ceras perfumadas en la misma época. Todavía consigues algunos perfumes en presentación sólida, como Spanish Amber, de Pacífica, así como Philosykos de Diptyque.

Joyas en envases de cristal

Estos son los perfumes con los más bellos frascos que tenemos para ti

Los perfumes de la casa Armaf se distinguen por la belleza de sus frascos. Cada uno se identifica plenamente con la fragancia que contienen. La botella de Voyage es un claro exponente de la fuerza que puede trasmitirnos el envase de una fragancia. Su exterior está recubierto de un material similar al cuero, con detalles metálicos. Este aspecto se identifica plenamente con una maleta, como quien tiene empacados sus sueños para conquistar el mundo.

Colonia Le Male

Los perfumes de Jean Paul Gaultier se caracterizan por la belleza de sus envases. Esta casa de modas ha marcado su estilo con la icónica figura masculina o femenina desde 1995 cuando Le Male salió al mercado. El hombre es representado con el torso fuerte, esculpido, dominante. Mientras que la mujer trasmite voluptuosidad en sus redondeadas curvas., así como femineidad a través del clásico corset.

Otros frascos de perfumería que se han vuelto un clásico son el de Givenchy Organza, que muestra una silueta femenina envuelta en una toga griega. Así como los eróticos labios de la línea de perfumes Salvador Dalí. Finalmente, no podemos dejar de lado las botellas clásicas de Ralph Lauren y las de Carolina Herrera para sus grandes líneas: Polo y 212 respectivamente.

Colonia Salvador Dalí

Perfumes para niños con hermosos frascos

El diseño de frascos de perfume ha expandido sus límites hasta las fragancias para niños.  Sus formas evocan los cuentos de hadas y el mundo de fantasía en el que están inmersas sus mentes, así como sus personajes favoritos.

Entre nuestros favoritos se encuentran los pertenecientes a la línea Princess Collection. Sus frascos reflejan la historia que guardan en sus sutiles fragancias. La Bella y la Bestia con su icónica rosa, Blancanieves con forma de manzana mordida, y La Bella Durmiente, con su zapatilla de cristal, así como Ariel y sus conchas marinas.

Y entre los kits para chiquillos, el de los Minions. Su fresca fragancia es apta para niños de cualquier edad. Además, trae un estuche estampado con las figuritas de los divertidos y amarillentos secuaces de Gru. Este sirve como portacosméticos, cartuchera o escondite chucherías.

Los empaques de kits de perfumería

Otra de las presentaciones actuales muy elegantes son los kits. Generalmente traen un frasco más grande de eau de toillete y otro más pequeño. Este puede ser un frasquito viajero, un frasco pequeño de perfume o una crema humectante con la misma fragancia. Las cajas de kits de perfumerías so un excelente regalo de cumpleaños o de navidad. ¿A quién le regalarías uno de estos bellos presentes?

Entre los kits de perfumes masculinos tenemos el Versace Dylan Blue Pour Homme, un sobrio empaque en colores azul marino y toques dorados. Otro paquete de perfumes muy resaltante y exquisito en su diseño dorado es el 1 Million Collector Edition, de Paco Rabanne. 1 Million se caracteriza por su frasco de perfume en forma de lingote de oro, reluciente y dorado. Una presentación que nos habla perfectamente de la lujosa fragancia que contiene.

Mientras que la belleza de las botellas con formas masculinas de Jean Paul Gaultier se hacen presentes con el empaque de Le Male Christmas Edition.

Cajas de perfumes

Perfumes para reglar, portacosméticos y productos de cuidado personal

Otras marcas se aventuran con diseños exquisitos y en lugar de cajas, ofrecer pequeños bolsos portacosméticos. Es un regalo práctico, porque te permite disfrutar del estuche por mucho tiempo. De tal forma que el producto que adquieres es de buena calidad y te identifica con la exquisitez de la marca.

Entre estos estuches contamos con el Kit Bvlgari Aqva Pour Homme, que incluye un pequeño bolso masculino en tono verde oscuro con detalles en cuero. Esta combinación de colores y materiales es una elocuente declaración de elegante masculinidad.

Igualmente, el kit de Donald Trump Empire trae un estuche negro ideal para guardar objetos de uso personal durante un viaje. ¿Cuál ha sido el frasco de perfume más interesante que has conocido? Cuéntanos cuál es el que más te gusta. No olvides entrar a nuestra tienda para conseguir los más exquisitos perfumes envasados en hermosos frascos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *