Pomas, sachets y otros objetos que desprenden perfume

Objetos que desprenden perfume qué son

Los objetos que desprenden perfume son fascinantes. Tienen una cualidad mística, mágica, ya que nos hace sentir parte de un juego en el que buscamos una esencia escondida. Lo más interesante es que los objetos que desprenden perfume son tan antiguos como él mismo. Y aunque hoy día nos acostumbramos solamente al spray el frasco de la colonia, seguimos topándonos con estas fantásticas formas de diseminar los deliciosos aromas que impregnan a personas y ambientes completos.

¿Conoces cuáles son esos objetos antiguos y actuales que esconden la maravilla del perfume?

Pomander o pomas como objetos que desprenden perfume

¿Para qué existen objetos que desprenden perfume?

Es curioso que haya relacionar al perfume con un objeto que lo contenga. Sin embargo, es totalmente lógico cuando pensamos en que para usar ese olor, o percibirlo con la nariz, habría que llevarlo en un estado físico gaseoso.

De hecho, la raíz etimológica de perfume proviene de per y fumare, raíces latinas que traducen al español “producir humo”. Los olores se desprenden como micropartículas que alcanzan la mucosa nasal para producir un cambio químico, el cual genera un estímulo y se traduce en nuestro cerebro en un tipo de olor.

Desde la antigüedad se buscaron maneras de generar estas pequeñas partículas para agregarlas en pomadas, aceites, materiales duros, y que así se pudieran perfumar personas o cosas.

Los ungüentarii de la época romana eran una sociedad de perfumistas que elaboraban los perfumes de tres maneras, a saber:

Perfumes en polvo, constituidos por la pulverización de flores y especias juntas, uniendo diversos tipos de aromas.

Los ungüentos perfumados, es decir, también flores y especies llevados al polvo, mezclados con bases oleaginosas.

Perfumes en estado sólido, con un solo material y aroma por vez. Los más populares eran el de almendra y el de membrillo.

El botafumeiro, uno de los objetos que desprenden perfume

El botafumeiro o incensario es de los objetos que desprenden perfume más antiguos que todavía permanecen en el uso cotidiano social. Es una especie de ánfora o cajita que consta de base totalmente cerrada y una tapa agujereada. Al abrirlo, se añaden brasas y cuando están ardiendo, se les añade incienso para obtener un humo perfumado.

Ha sido usado desde hace siglos con todo tipo de sustancias aromáticas, esencialmente en rituales. Uno de los botafumeiros más famosos es el que se encuentra en la Basílica de Santiago de Compostela, Galicia. Se estima que su data sea de la época medieval. Se utiliza actualmente en los Años Santos Jacobeo, es decir, cuando la fecha de celebración de Santiago Apóstol (25 de julio) cae en día domingo. Las dimensiones del botafumeiro de Santiago de Compostela son colosales, requiriendo ser manejado por varios acólitos al mismo tiempo.

Los botafumeiro uno de los objetos que desprenden perfume

Las pomas

Las pomas surgen en la Edad Media como una prenda para disimular malos olores corporales. Esa época estuvo marcada por el oscurantismo, así que se satanizó por mucho tiempo el uso de los perfumes por considerárseles extremadamente sensuales. Igualmente, las medidas higiénicas eran prácticamente inexistentes, así que cualquier persona de cualquier estrato social percibía los olores nauseabundos a su alrededor, a la vez que también los despedía de su cuerpo.

Los pomanders o pomas eran elaboradas joyas forjadas en plata u oro, coronadas de piedras preciosas. Así que su forma era pequeña, con agujeros en su superficie, siendo utilizadas como cajitas para almacenar hierbas y esencias que emanaran aromas perfumados. De tal manera que su portador tenía a su alrededor un grato olor y, al toparse con olores nauseabundos, se acercaba la poma a la nariz para ahuyentarlo de su olfato.

La clase noble era el estrato que podía acceder a esta clase de accesorios. Los usaban colgando en cadenitas entre las manos, atados a la cintura o al cuello. Así que mientras andaban, por acción del movimiento, se esparcía la fragancia de las esencias guardadas en su interior.

Del mismo modo, los tarjes finísimos de los caballeros y damas nobles eran guardados con pomas guindados a su alrededor, puesto que no se lavaban para no dañarlos. Entre las esencias más usadas en las pomas figuran el sándalo, ámbar, lavanda, violeta, almizcle, y la rosa.

Las pomas o pomanders otros objetos que desprenden perfume en el medioevo

Los sachets, uno de los objetos que desprenden perfumes y todavía hoy se usan

Aunque la palabra sachet se relaciona con casi cualquier bolsita pequeña que contenga algún tipo de cosmético, su uso original tiene otra raíz. Así como existieron las costosas pomas, también los sachets marcaron el uso más popular de las esencias perfumadas.

Un sachet está conformado por una pequeña bolsa de tela vaporosa que permite que se emanen los perfumes de flores secas y hierbas aromáticas. Se le suele llamar también popurrí, aunque tal término se refiere más bien a la mezcla floral dentro del sachet.

El uso de sachets tiene su origen entre los guerreros chinos que llevaban una bolsita ornamental con hierbas dentro. Por ende, su función no solo era perfumarlos, sino servirle de talismán en la batalla, alejando plagas y males.

Más tarde, en la época medieval, los sachets tenían más o menos la misma función de espantar males como la peste y enfermedades parasitarias. Entre las fragancias más usadas se encontraban el benjuí, el cálamo, clavos de olor, hierbas y flores aromáticas.

Actualmente se siguen usando los sachets en los clósets y las gavetas donde guardamos la ropa, con el objetivo de mantenerla ligeramente perfumada. Del mismo modo, algunas fragancias puestas en estas bolsitas alejan plagas como polillas y animales rastreros que roen los textiles.

Sachets que aún se usan hoy día

Otros objetos que desprenden perfume

Aunque estos objetos son casi todos de uso general y no personal, siguen viéndose comúnmente en los hogares y locales comerciales. Así que funcionan como un medio para mantener perfumado el ambiente, generando una atmósfera agradable.

Algunos de ellos son los difusores de aceites esenciales, las velas aromáticas, las varitas con esencias florales y frutales, ambientadores fijos, geles aromáticos decorativos y stickers perfumados.

Velas y aromatizantes ambientales

Finalmente, el perfume es un medio para llegar a los demás y conectar a través de los aromas. Históricamente han sido utilizados tanto de manera ritual como cosmética. Y sin importar que los tiempos hayan cambiado, los objetos que desprenden perfume crean esa mágica atmósfera para sentirnos mejor con nosotros mismos y con los demás.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *